El de Cuando Todo Va Mal

“Der Untergang” es una expresión alemana que significa “El Hundimiento” (les recomiendo que vean, si no lo han hecho ya, la película de este nombre ambientada en la II Guerra Mundial). Bien, ha llegado un punto en el que parece que todo se derrumba, en el que las cosas parecen ir de vuelta, y esa expresión -Der Untergang- no viene sino a ser un reflejo de en lo que se ha convertido la realidad.

Es como si se tratase de un ciclo más que se acaba. Utilizando un símil económico -¡Cómo no!-, puede decirse que la evolución macroeconómica es una continuación que alterna etapas de auge o bonanza con otras de recesión o crisis. En manos de los distintos agentes que participan en el modelo –se suele decir- está el intentar que las primeras se prolonguen lo más posible en el tiempo, y que los resultados negativos de la segunda sean lo más leves posibles, dando de este modo prolongación al crecimiento subyacente a largo plazo. Pues actualmente, en mi estado físico son mucho más frecuentes la fases malas que las buenas, y además aquellas son mucho, mucho más prolongadas. Y encima en el agente participativo (que lógicamente soy yo mismo) no hay ánimo para que mejoren. 

Desde octubre físicamente no levanto cabeza, todo empezó con algunas molestias en algún músculo de la espalda, que parecía recuperarse lentamente semanas después. A finales de ese mes, era mi rodilla la que parecía en sus últimas: casi tres semanas K.O., y con una cojera que ni el mismísimo Dr. House.

Como las desgracias nunca vienen solas, había una recaída de la espalda. A finales de año la recuperación parecía ir por buen camino. Espejismo, era sólo un espejismo. En el trecho que va de año, la rodilla ha vuelve a dar problemas -ligeros eso sí-, a lo que hay que añadir gemelos, sin olvidar el hombro, con su posterior enésima recaída. 

Hasta el momento, han sido “solamente” estas las molestias. Es como si el cuerpo me estuviese avisando que ya no va a más, que no aguanta este ritmo, me clama que pare.

 ¿Podrá continuar este calvario? ¿Será cierto la 2ª ley de murphy, la de que todo puede ir a peor?

 De momento, he tomado la resolución de seguir a rajatabla lo que Pilar Cambra. Ante la pregunta, retórica en muchos casos, de “¿Qué tal estas?”, responderé “Bien,… ¿o te cuento?”.

 Pues eso, que estoy bien… ¿o les cuento?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s