Miguel Sebastián, un cadáver político

La opinión pública poco (nada) sabía de Miguel Sebastián antes de que llegase a la dirección de la Oficina Económica del Gobierno en 2004, organismo que, por otra parte, no se sabe muy bien para qué está.

En cualquier caso, Sebastián llegó al cargo avalado por un carácter muy técnico. Su perfil era el clásico de un economista keynesiano, sin que se le pudiera considerar un político “puro”. De hecho aún hoy no está afiliado al PSOE, aún habiendo sido designado por ZP como candidato a la alcaldía de Madrid.

De sus intervenciones, recuerdo la visita –hace un año más o menos- a la Región de Murcia, en la que no escatimó elogios al dinamismo económico murciano de los últimos años. Asimismo, se mostró como un gran entusiasta y defensor del modelo de turismo basado en los resort residenciales. ¡¡Qué diferencia con algunos compañeros suyos de partido!!

Sin embargo, las informaciones conocidas recientemente dan a entender una de dos cosas, o que hasta ahora nos ha tenido a todos engañados, o que la política lo ha cambiado, convirtiéndole en un ser despreciable.

Entre sus “proezas” más destacables, se encuentran los siguientes pecados capitales:

 

  • ·          Un intento (fallido) de desbancar de la presidencia del BBVA a Francisco González. Para ello hizo valer información privilegiada, encargando a su Oficina un informe con unas supuestas irregularidades del Sr. González, que después filtró a la cadena SER y a la CNMV. Afortunadamente, el entonces presidente de la CNMV, en un gesto que le honra, decidió archivar el expediente, al no encontrar indicios de ilegalidad.
  •  
  • ·          Ha pasado de hacerse fotos para todo, a no dar signos de vida. Así, el 2 de mayo acudía a hacerse la foto en la inauguración de la línea de metro que une Madrid con Barajas, junto a Rafael Simancas (candidato socialista a la presidencia de la comunidad madrileña) y la ministra de fomento. ¿Qué por qué es llamativo? Pues porque para esa infraestructura el Ministerio no había aportado un solo euro, pagando su coste íntegro la Comunidad de Madrid, estando prevista su inauguración el día 3 (Un día después de la “visita” sopresa de Sebastián & Cía). Con esa “anticipación” pensaban que podrían lucirse, atribuirse méritos que no le correspondían, engañar a los madrileños, ganar votos, y que los demás guardarían silencio, nada más lejos de la realidad. 
  •       Curiosamente, un día después de este esperpéntico acto, el presidente de la CNMV, Manuel Conthe, hacía público lo del “informe BBVA” citado más arriba, que iba a llevar al candidato madrileño Sebastián a esconderse en su madriguera durante los días subsiguientes, cortando así su racha de fotos relámpago.
  • ·          Una de las últimas grandes espantadas fue hace unos días en el debate televisado entre los candidatos a la alcaldía de Madrid. En él Sebastián intentó relacionar a Gallardón con la operación Malaya –la que tiene que ver con un caso generalizado de corrupción en el municipio de Marbella-. Para ello se basaba en una supuesta relación de una abogada del ayuntamiento marbellí con el candidato popular por Madrid. Sebastián se olvidaba de que los jueces nunca han imputado a Gallardón en esta trama, y de que no existía relación profesional alguna entre estas dos personas. Tampoco se percató de que los únicos concejales marbellíes no salpicados por el caso Malaya eran los del PP (incluso los socialistas pasaron alguna noche en el calabozo). Ni tampoco de que, quién parece estar implicado en una trama de blanqueo de dinero relacionada con la operación Malaya, es el propio Miguel Sebastián -aunque de esto es difícil que no se percatase-.
  •       En definitiva, al intentar usar relaciones personales para desprestigiar profesionalmente a su rival político, demuestra su escaso nivel ético, pues recurre a las técnicas políticas más sucias y rastreras de las que se puedan hacer uso. El no respetar unos criterios morales mínimos han terminado por convertir a Sebastián en una sombra de lo que algún día fue. Sus amigos socialistas lo han malaconsejado y políticamente lo han quemado innecesariamente.

Es una pena, porque en mi opinión, su antiguo -ahora inexistente- perfil técnico y moderado lo hubiesen convertido en un candidato idóneo para suceder a Solbes como mandamás socialista en materia económica –se da por hecho que Pedro Sobes, por sus discrepancias explícitas con ZP, se desentenderá de estos menesteres al finalizar la actual legislatura-. Desafortunadamente, una ideología errónea y una actuación indigna han convertido a Miguel Sebastián en un cadáver político.        

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s