Los 27, el 27

Tal día como hoy, 27 de enero, pero 27 años atrás, venía al mundo el que escribe estas líneas.

 

Pese a las conmemoraciones tradicionales que acompañan a los cumpleaños, no tengo la sensación de que se trate de un día especial, sino más bien como un día bastante parecido a cualquier otro. La escasez de tiempo libre que vengo experimentando últimamente, y la oportunidad de las circunstancias, así lo determinan.

 

Y es que, por una parte, la celebración familiar se limita este año a una reunión con los más allegados. Y, por otra, la celebración o celebraciones con los amigos quedan para ocasiones más propicias (Granada puede ser una excelente oportunidad para ello).

 

Así, pocas cosas recuerdan que hoy me caiga un añito más a espaldas. No obstante, como últimamente estoy un poco nostálgico, quisiera echar un poco la vista atrás, para concluir que, en lo personal, creo que mi 26º año ha sido bastante bueno, en términos generales. Dado que prefiero centrarme en los aspectos positivos, me vienen, así a bote pronto, excelentes recuerdos de esta etapa. Inolvidables son las salidas senderistas (especialmente la de Sierra Espuña), las reuniones de los colegas en el irlandés (nuestro nuevo sitio de tertulias), el haberme enganchado a los partidos del ADM, alguna que otra carrera de karts, las fiestas en la sala Stereo,…

 

Lo mismo se puede decir de un verano en el que no paré, aquellos días en Berlín, aquel festival tan natural en Almería, y aquel otro lleno de leyendas en Mazarrón, que evocan la sucesión de conciertos que viví con 26 años: Deluxe, Pignoise, Noise Box, Pereza, la 5ª estación, Second, y muchísimos más que no cito por no cansar. En cualquier caso, es obligada la referencia al debut en directo de unos chicos que prometen mucho, se trata de los murcianos Senatit, con los que además he tenido la oportunidad de compartir buenos momentos.

 

Podría seguir enumerando cosas, pero la lista sería casi interminable. Una lista que no hubiese sido posible sin la gente que me acompañó durante este tiempo. Y es también tuve la oportunidad de conocer a nuevas (buenas) personas, que se han convertido ya en grandes amigos, y de estrechar relaciones con camaradas que hasta hace poco eran solamente conocidos.

 

Y es que, al final, es el factor humano el esencial para cualquiera, y en eso el último año ha sido muy prolijo. Solamente espero hacer méritos para seguir gozando de la confianza de quienes me han acompañado en este periodo de mi vida, y de poder seguir conociendo a tan buena gente. (Ya sé que últimamente estoy demasiado pesado con esto último, pero es que ha sido muy bonito recuperar el contacto con los amigos que se habían marchado de Murcia, con los compis de Universidad que íbamos cada uno a nuestra bola, de conocer a gente nueva que merezca la pena -que no es nada fácil-,… por eso insisto tanto).

   Gracias a todos por hacer estupendo este último año.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s