La niña de Rajoy y la de Zapatero

Minutos antes del segundo debate televisivo entre Zapatero y Rajoy, reproduzco este artículo que aparecía hoy en el diario El Faro, y que introduce un poco de sensatez en la vorágine electoralista en la que nos encontramos inmersos.
 

La niña de Rajoy y la de Zapatero

 

Fuente: El Faro de Murcia, 3 de marzo de 2008

 

Francisco Muro de Iscar

 

Si yo fuera Mariano Rajoy, empezaría el segundo debate dirigiéndome a la cámara y diciendo: ‘antes de entrar en el debate, permítame que pida disculpas a todos los ciudadanos que me vieron hace una semana por esa historia de la niña que solté al terminar.

 

¡Qué chorrada dije! Ya saben ustedes que lo más difícil es empezar y terminar un discurso y que los expertos recomiendan un golpe de efecto. Y lo fue, incluso para mí. Yo leía el texto (porque era incapaz de aprendérmelo) y pensaba, ‘¡pero qué estás diciendo, Mariano!’. Podría buscar disculpas, pero no las hay. Miren ustedes, yo quiero para España hombres y mujeres libres, con la mejor formación posible, capaces de luchar por sus objetivos, por su familia y por el conjunto de la sociedad. Hombres y mujeres que voten en libertad y ayuden en el objetivo de construir un país más próspero, con menos diferencias sociales y donde unos y otros nos respetemos. Lo de la niña, fue una tontería descomunal… Aunque, bien pensado, deberían ustedes darme las gracias, especialmente los creadores y los artistas que tanto defiende el señor Rodríguez Zapatero, porque gracias a ‘mi niña’, hemos pasado una semana de lo más divertido. Esta semana, se lo prometo, no hablaré del hermano de la niña… Y ahora, señor Zapatero…’. Si yo fuera José Luis Rodríguez Zapatero, empezaría diciendo: ‘perdón, Olga Viza, pero ya que vamos de confesiones, laicas por supuesto, quiero decir algo personal. El otro día, en una entrevista que me hizo usted misma y que dio ‘Telecinco’, me hacía una pregunta sobre lo último que me había sorprendido de mis hijas. Y le decía yo que un día que estábamos comiendo en el Palacio de La Moncloa, mi hija me miró y me dijo: ‘entonces, papá, los de izquierdas somos los que hacemos las cosas pensando en el beneficio de los demás y los de derechas son los que las hacen pensando sólo en su beneficio. ¿Es así, verdad?’ Yo me quedé sorprendido, pensativo y le dije: ‘sí, hija, sustancialmente es así’. Pues bien quiero dirigirme sólo a ella, a mi hija (mirando a la cámara): ‘Mira, no es verdad lo que te dije. Me equivoqué. En la izquierda como en la derecha hay personas que trabajan por su país, por sus gentes y personas que han usado sus ideas para aprovecharse de los demás. En la derecha, como en la izquierda, ha habido y hay dictadores terribles que han acabado con la libertad y han causado la muerte de muchos de sus semejantes. A un hombre o a una mujer no se les debe juzgar ni por su raza, ni por su sexo, ni por sus creencias. Mucho menos por el carné de un partido político. A las mujeres y a los hombres hay que juzgarles no por lo que dicen, sino por lo que de verdad son y, sobre todo, por lo que hacen, sean de derechas o de izquierdas. Lo otro, es demagogia y yo no debo engañarte…’. Y ahora, señor Rajoy…’

 

Si hoy, 3 de marzo, los dos líderes dijeran algo parecido a esto, la sociedad recuperaría la imprescindible fe en una clase política que simplemente debe representar a todos los ciudadanos y trabajar por el bien común, es decir, por el bien de todos.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s