51 AÑOS DE EUROCOPA

51 AÑOS DE EUROCOPA

España fue campeona en 1964

Por Jesús Maeso Monge

La Eurocopa de Naciones, que comienza el día 7 de junio, llega a su decimotercera edición. Ha cumplido más de medio siglo, concretamente 51 años, tras los mundiales, que se celebran cada cuatro años, es el evento futbolístico que más interés despierta en los aficionados. En las primeras ediciones se denominaba como Copa de Europa de Naciones, así como la Copa de Europa de Clubs es ahora conocida como “Champions League”.

Los primeros contactos para su creación se remontan a 1927, cuando el Secretario General de la UEFA, el francés Henry Delaunay, creyó conveniente el llevar a efecto una competición futbolística internacional entre las naciones europeas. No pudo conseguirlo, ya que la organización del primer Mundial en 1930 y la 2ª Guerra Mundial después, echaron al traste tan ambicioso proyecto.

Pierre Delaunay, hijo de Henry, logró llevar a la práctica la iniciativa de su padre, y el 28 de Junio de 1957 en Estocolmo, 15 Federaciones aprobaron la puesta en marcha de esta competición.

Al contrario que ahora, el sorteo era directo, con eliminatorias a doble partido. En la primera edición, en 1960, se inscribieron 17 naciones. La Fase Final se disputó en Francia, siendo la URSS el primer campeón, al vencer a Yugoslavia por 2-1. España se retiró de la competición al tener que enfrentarse al combinado soviético en cuartos de final, por no estimarlo oportuno las autoridades políticas.

En la 2ª edición, en 1964, España conseguiría el mayor entorchado futbolístico internacional logrado hasta ahora, con triunfo sobre los sovieticos por 2-1, en la final en el Estadio Santiago Bernabeu. Esta vez si se jugo ante tan incómodo rival. La selección vistió de azul, Villalonga era el entrenador y Marcelino (Real Zaragoza) consiguió el tanto de la victoria a seis minutos del final. Pereda marcó para los nuestros al poco del comienzo, y de inmediato empató Khusainov. Las pocas televisiones existentes eran en blanco y negro, dos o tres a lo sumo en cada calle, acogían al resto de vecinos de la zona.

En 1968 sería Italia la anfitriona, quien conseguiría el entorchado, al imponerse tras dos finales a Yugoslavia. Empate a uno en la primera, tras una exhibición balcánica no reflejada en el marcador. En la segunda, los “azzurri”, tres días después, se impusieron por 2-0. Sacaron el máximo provecho a su habitual racanería. El extremo yugoslavo Dragan Drazic destacó como un soberbio jugador.

En 1972 la mejor selección alemana de todos los tiempos fue la indiscutible campeona. Era un rodillo compuesto por magníficos jugadores en espléndido estado de forma. Destacaban en este formidable equipo, figuras como Maier, Beckenbauer, Breitner, Hoeness, “Torpedo” Muller, etc… una apisonadora en la final 3-0 a la Unión Soviética, que pudieron ser cinco y seis. Se disputó en Bélgica y España fue eliminada en la fase inicial.

En 1976 el equipo “Teutón” era el máximo favorito. El vigente campeón, aparte de ganar su Mundial de 1974 ante Holanda, y compuesto por su grandísimo plantel de jugadores, aunque algunos ya bastante más gastados, contra todo pronóstico Checoslovaquia se hizo con la Copa tras vencer en los penaltis. En el último minuto del tiempo reglamentario empató el cuadro germano (2-2). En la tanda de penaltis el checo Panenka (famoso por su forma de lanzarlos) decidió. En los vencedores aparte de Panenka, destacaban Víktor, Ondrus, Nehoda, Masny, etc… Esta Fase Final se disputó en Yugoslavia, y nuestra selección también se quedó a medio camino. 

Cuatro años después, nuevamente Italia, al igual que en 1968, fue la designada como sede, aunque en esta ocasión ya no había eliminatorias directas, sino confección de 2 grupos, cuyos campeones jugarían la final. Alemania Federal recuperó su hegemonía venciendo 2-1 a una rocosa Bélgica que marcó de penalti inexistente. Los dos tantos alemanes los logró un gigantón con poca técnica llamado Rubesch, pero que tenía buen olfato goleador. Aquí se encumbró Schuster y los nuestros tampoco se metieron entre los ocho mejores.

En 1984 Francia repitió como sede, y no desaprovechó la ocasión, consiguiendo su primer título. Fue como un desagravio del Mundial-82 en España, donde merecieron mucha mejor suerte. Lo cierto y verdad es que tenían una plantilla repleta de buenos jugadores, tales como Giresse, Tigana, Bossis, Luis Fernández, etc… y sobre todo Platini, considerado por muchos por entonces, como el mejor jugador del mundo. España llegó a la Final, a base de empates, sin un juego especialmente brillante, y con un cabezazo milagroso de Maceda (1-0) en el último segundo ante Alemania, que nos metió en semifinales, donde en un partido épico ante Dinamarca y en la tanda de penaltis nos metimos en la finalísima. Como se sabe, Francia nos ganó por 2-0, con la “cantada” de Arconada y un gol en el último suspiro. Nuestra selección llegó cargada de bajas ante tan decisivo partido.

Alemania, sorprendentemente se estrenó como organizador de una Fase Final a los 30 años de su puesta en marcha. En 1988 no fue profeta en su tierra. Ya no tenía la “fábrica” de jugadores de etapas atrás, y tropezó con una Holanda emergente en la que destacaban lo Rijkaard, Gullit, Koeman, Van Basten, etc… Los tulipanes fueron campeones (2-0) ante la URSS, que perdía su tercera final y que venció a Holanda (1-0) en partido de su grupo. España gano en su debut a Dinamarca (3-2), pero posteriormente perdió toda opción al caer con Italia (1-0) y Alemania (2-0).

 

En 1992 en Suecia se consumó una de las sorpresas más grandes que se han originado en la historia del fútbol mundial. A última hora la UEFA descalificó a Yugoslavia por el conflicto bélico que tenía, invitando por cortesía a una Dinamarca, cuyos jugadores estaban de vacaciones. No es que hicieran buen papel, sino que contra pronóstico, se proclamaron campeones, imponiéndose a cuantos adversarios se encontraron en el camino. En semifinales derrotaron a Holanda y en la Final a Alemania (2-0), casi nada. España ni llegó a estar entre los ocho mejores.

En 1996, 30 años después de organizar y ganar polémicamente su único Mundial, Inglaterra repetía, pero sin los mismos resultados. La novedad estriba en doblar los equipos de la Fase Final, pasando de 8 a 16, divididos en 4 grupos de 4 equipos. España ofreció muchas dudas en los tres primeros partidos, para caer eliminados en los penaltis ante los ingleses en su mejor partido (0-0). La suerte nos fue esquiva, aunque a los “pross” tampoco les valió para llegar a la finalísima, que disputaron nuevamente Alemania y la República Checa, con triunfo para los alemanes por 2-1, en la prórroga y con un “gol de oro” de Bierhoff, que también había marcado el empate.

En el 2000, por primera vez en la historia de la Eurocopa, dos países se encargaban de la organización del torneo, Holanda y Bélgica, también con 16 equipos. España, como siempre, cayó ante el que luego sería campeón, Francia, como no en cuartos. El resultado, 2-1, fallando Raúl un decisivo penalti que nos hubiese llevado a la prórroga. Los galos se hicieron con su segundo galardón ante Italia, no si buena dosis de suerte. Empató Wiltord en el último minuto de tiempo reglamentario, y en la prórroga decidió Trezeguet con otro decisivo “gol de oro”. A partir de ahí se eliminó esta regla, pues terminaban los partidos tras la consecución del mismo.

La más reciente, en 2004, nuestra vecina Portugal, fue la elegida para ser sede. Destacó por el fracaso de todos los grandes y el triunfo de un equipo que no contaba para nadie, Grecia. Los helenos ya vencieron en el primer partido contra pronóstico a los anfitriones. España no pasó esta vez ni de la primera fase, pues en el partido a vida o muerte con los lusitanos (Portugal) perdió por 1-0. El equipo griego eliminó sorpresivamente a Francia y República Checa, y en la final, increíblemente volvieron a vencer a los portugueses (1-0). Ver para creer. Creo que en toda la historia de la Eurocopa, ha sido el campeón más sorprendente de todos.

Así se resume a vuelapluma, los 51 años de historia del más prestigioso campeonato internacional de selecciones, en el que ha habido de todo. Se creó para no hacer tan largos los veranos entre Mundial y Mundial, y ahora cada 2 años tenemos uno y otro. Hay quien dice que la competición europea, más Brasil y Argentina, sería incluso más fuerte que la cita mundialista. Todos esperamos que nuestra selección rompa el mal fario que le persigue, superando el tan cacareado “Tema Raúl” y sobreponiéndose a las adversidades.

Jesús Maeso Monge es documentalista futbolístico, Concejal de Deportes en Molina de Segura y excorresponsal de prensa del diario La Verdad de Murcia

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s