Objetivo: la luna

Objetivo: la luna. Esa idea era la que llevaban en mente los 12 aventureros que, comandados por Neil Armstrog, formaron parte de la primera misión tripulada que llegó al satélite terrestre por primera vez.

El viaje, más allá del reto tecnológico que suponía para la época, representaba el espíritu indómito por superar los límites que hasta entonces había alcanzado el hombre, como debía haber pensado el presidente Kennedy cuando siete años (en 1962) lanzó la proclama de alcanzar la luna antes del final de aquella década.

Resulta fascinante cómo una docena de hombres, a los mandos del Apolo XI, se aventuraban hacia lo desconocido, teniendo en cuenta que, aún si todas las piezas de su nave hubieran funcionado con un 99,9% de eficacia, se podían haber producido hasta 5.600 averías.

Mucho se ha escrito sobre la veracidad de aquella misión, más aún teniendo en cuenta el contexto de guerra fría imperante en aquellos años. Pero, más allá de toda polémica, aquella huella de Neil Armstrong sobre el paisaje grisáceo lunar supone una hazaña histórica que perdurará hasta la eternidad en la historia de la humanidad, ya que como él mismo expresó, suponía “un pequeño paso para un hombre, un gran salto para la humanidad”. Se trata, en realidad, de un hito comparable descubrimiento del continente americano por Cristóbal Colón en 1492.

Lo cierto es que el espacio, el universo, siempre posee un halo de misterio que llama la atención del hombre, como la posibilidad para un simple mortal de dar alcance a aquello que parece ser infinito, inabordable.

De ahí que, hace unos años, otro presidente de los Estados Unidos -George W. Bush en esta ocasión-, señalase la conquista de Marte en 2030 como un nuevo paso en la exploración espacial, poniendo de este modo pie en ese planeta que con tanta frecuencia ha sido objeto de la ciencia-ficción.

Pero de momento, hay que referirse a lo alcanzado por Neil Armstrong y su tripulación aquel 20 de julio de 1969, pues aún hoy, cuarenta años después, ningún ser humano ha llegado nunca más lejos.

Por eso desde aquí, rindo un pequeño homenaje para aquellos que representan “un símbolo de la insaciable curiosidad del hombre para explorar lo desconocido”, como aseveró uno de los pilotos.

Anuncios

2 pensamientos en “Objetivo: la luna

  1. Pingback: El Polo Sur: descubriendo los límites del ser humano | Saeba´s Website

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s