La democracia y la Unión Europea

En estos días en los que se aprueba el Tratado de Lisboa, si se repasa un magnífico artículo de Ignacio de la Torre publicado en ElConfidencial, se puede parar uno a reflexionar sobre cómo se ajustan los mecanismos de decisión de la UE a la voluntad de los ciudadanos europeos, y si obedece realmente a los principios fundamentales de lo que se denomina “democracia”.

En esencia, De la Torre plantea:

  • ¿elegimos los europeos por votación directa al presidente de la UE, como sería de recibo en una democracia moderna? Es evidente que no.
  • Los principios por los que debe regirse la UE, no consiguieron de inicio un apoyo mayoritario de los ciudadanos de muchos de los países europeos, como Francia, Holanda, Dinamarca o Irlanda. ¿Cuál fue la solución? ¿Retirar el documento? No, en unos casos, omitir el referéndum, en otros, repetir la votación hasta que se “votara correctamente” y, en otros, renombrar al documento que se vota (Constitución Europea, Tratado de Lisboa…) sin cambiar el contenido fundamental. Es decir, tratar de “engañarnos”.
  • Para colmo, se incluye en el texto una “clausula pasarela”, que “permite, mediante acuerdo intergubernamental, añadir a la Unión nuevos poderes sin necesidad de referéndum alguno”.
  • Por ello, se pregunta de la Torre “¿Quién es el verdadero euro escéptico: aquél que ama a Europa, a la democracia y desea que la unidad europea se construya sobre una genuina base popular, con transparencia y donde los cargos sean elegidos y responsables frente a los ciudadanos, o aquellos que buscan construir una Europa donde sus ciudadanos nunca más volverán a ser consultados?”.

A esta brillante exposición, me atrevería a añadirle algunos puntos más:

  • Pretender una extensión más allá de los límites geográficos europeos (por ejemplo Turquía) se pervierte claramente los fundamentos básicos de la UE.
  • Aunque se considera la Unión como un espacio laico, no deberían dejarse de lado los principios religiosos que inspiran el nacimiento de la UE. Hasta la bandera europea tiene una profunda inspiración religiosa, por lo que, de nuevo, la incorporación de países como Turquía o incluso Rusia puede tener efectos contraproducentes contra el sentir común europeo.
  • Por mucho que se empeñen, no se puede “obligar” a utilizar el “voto correcto”, ni iniciar campañas contra lo que se salga de esa ideología. El último gran ejemplo de lo que no debe ser una democracia, lo constituye los intentos por acallar la voz crítica que desde la extrema derecha había alzado Jean-Marie Le Pen. Hasta que no lo derribaron no pararon.
  • Por mucho que algunos se empeñen, la suponer que la libre circulación de personas, capitales, mercancías y la libre prestación a los que se hace referencia en el Tratado Constitutivo de la Comunidad Europea es una realidad es simplemente faltar a la verdad. Los esfuerzos de Comisión en pro de la liberalización se han correspondido con las prácticas proteccionistas de las autoridades nacionales. Bueno, los capitales sí que han circulado libremente… pero a los paraísos fiscales que existen en el propio seno europeo.
  • La Unión europea de los 15 ya era una realidad social, política, económica y geográfica muy dispersa. Imaginémonos ahora con 27 miembros… y los que están por llegar.
  • Tratar de constituir un mercado común al amparo de imposiciones como las descritas por De la Torre, viciando leyes, imponiendo una moneda común (en la Zona Euro) y una forma de convivencia impuesta, no es en absoluto algo novedoso en Europa. Coincidiendo ahora con el 70 aniversario del comienzo de la II Guerra Mundial, cabe recordar el intento político de la Alemania de Hitler de crear algo parecido. Los resultados ya sabemos cuáles fueron, y eso que aquél intento partía con ventajas adicionales al proceso actual. Por ejemplo, la imposición de un mismo idioma, y haber ocupado militarmente buena parte de la “Unión”. ¿Por qué entonces se ofreció tanta resistencia, y ahora nos plegamos a una idea tan retrógrada?¿Por qué no avanzar hacia la Europa que deseamos los europeos?

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s