Obituario: Joaquín Hernández Bernal, una vida entregada a Dios y a los demás

 

  • El sacerdote molinense falleció a los 93 años de edad

Jesús Maeso Monge. El pasado domingo falleció el longevo sacerdote molinense Joaquín Hernández Bernal, conocido popularmente en nuestra localidad como “El Glorioso”, tenía 93 años.

Hijo de Juan José Hernández Chicano y Dolores Bernal Rodríguez, nació en Molina de Segura en 1 de diciembre de 1918, siendo el segundo de trece hermanos, aunque solo seis de ellos llegaron a edad adulta: Consuelo, el propio Joaquín, Antonio, Fulgencio, Ángeles (monja fallecida en Pinto, Madrid) y Juan José “El nene”, único que vive. Los otros siete restantes fallecieron de muy niños. También tenía trece sobrinos a los que adoraba por igual.

Joaquín era descendiente de una de las más arraigadas familias molinenses de los últimos siglos, y el seudónimo de “El Glorioso” fue heredado por todos desde su padre, al tener este un terreno en la Huerta de Arriba de Molina, junto a la “Casa de los Bernales”, y una de las partes estaba destinada todo el año al cuidado de flores, que luego ponía a la patrona de la villa, Nuestra Señora de la Consolación. Los parroquianos de la Asunción aprovecharon que el sitio se llamaba La Gloria para aplicarle ese calificativo. Aunque sus comienzos laborales fueron como agricultor, en 1943 –con 25 años- ingresó en el Seminario Menor de San José, completando sus estudios en el Seminario Mayor de San Fulgencio. Fue ordenado de sacerdote en 1952 por el Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Ramón Sanahuja y Marcé, Obispo de Cartagena, en el Estadio de Monjuit (Barcelona), con motivo del XXXV Congreso Eucarístico Internacional.

Después de su ordenación ha desempeñado diversos cargos pastorales: Coadjutor de la Parroquia de Ntra. Sra. del Carmen, en Murcia (1952-1954), Cura rector de la Parroquia de San Miguel Arcángel, en Zarzadilla de Totana y Encargado de la Parroquia de la Purísima, de Torrealbilla (1954-1956), Cura Regente de la Parroquia de Santiago, en Jumilla (1956-1961), Cura Ecónomo de la Parroquia de Santiago, en Lorca (1961-1966), Cura Ecónomo de la Parroquia de San Joaquín, en Cieza (1966-1970), Cura Regente de la Parroquia de San Mateo, en Lorca (1970-1981), Cura Ecónomo de la Parroquia de San Lorenzo, en Murcia (1981-1989), Cura Párroco de la Parroquia de la Purísima, de El Llano de Molina (1989-1995). Estos cargos los ha compaginado con otros como Confesor de Religiosas, Arcipreste de Lorca, y miembro de varias Comisiones Diocesanas, como la Caja Diocesana de Previsión, la Caja Diocesana de Compensación y Consejo Presbiteral.

Los últimos quince años de su existencia ha estado viviendo en la pedanía molinense de Los Valientes, e incluso en una habitación de su casa tenía un apartado dedicado a capilla, donde todos los días hasta última hora ha estado oficiando misa diaria, y el rezo del Santo Rosario, y donde solían acudir entre 15 y 20 personas.

Joaquín, a parte de a Dios, ha sido una persona entregada a todos los demás, y muy respetuosa para con todo el mundo, aunque fuesen de tendencias diferentes. Esa faceta fue heredada de sus padres, aunque en la vida pasasen por la terrible tragedia de perder hasta siete hijos.

Su domicilio de la calle Masegosa nº3, actual imprenta Ros, se convirtió en aquellos tiempos en casa de acogimiento para cuantos sacerdotes, monjas, seminaristas y hasta particulares que la necesitasen. Era una referencia y la llegaron a denominar “El Segundo Vaticano”. Lo hacía por amor y siguiendo la filosofía de sus padres.

La misa exequial tuvo lugar el lunes por la tarde en su parroquia de toda la vida, la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción, que estaba a reventar, con la asistencia de treinta y tres sacerdotes y numerosos familiares, autoridades, fieles y amigos. Fue presidida por el Obispo de la Diócesis, D. José Manuel Lorca Planes, que lo catalogó como una referencia de la Iglesia. También tuvo palabras de elogio el párroco, D. Ramón Jara, íntimo amigo desde que estuvieron juntos en Cieza, así como D. Jesús Abenza. Fue trasladado al cementerio de Molina de Segura donde se le dio cristiana sepultura. Descanse en Paz.

Fuente: La Opinión de Murcia

Anuncios

2 pensamientos en “Obituario: Joaquín Hernández Bernal, una vida entregada a Dios y a los demás

  1. Pingback: Obituario: Emilio Romero Sánchez. Coleccionista, Restaurador y pasión por el Atlético | Saeba´s Website

  2. Pingback: Obituario: Francisco Breis Capel “Paco el de la Viña” | Saeba´s Website

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s