El extraño camino del déficit español en 2012

El Presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, se manifestaba muy satisfecho tras anunciar que el déficit de España había quedado en el 6,7% del PIB en el año 2012, si no se incluyen las ayudas europeas recibidas para “reflotar” el sistema financiero español.

Rajoy sostenía que el esfuerzo realizado por España para reducir el déficit (en 2011 había alcanzado el 9,4% del PIB) “no lo había hecho antes ningún país en la OCDE” y que “esto aumenta la confianza en España y hace que sigamos convencidos de que, aunque todavía no se han producido resultados, la política económica que llevamos a cabo es la buena”.

Bien. El Sr. Rajoy parece no tener en cuenta varias cosas:

  1. Que el objetivo inicial de déficit en 2012 era el 4,4% del PIB -según se había pactado con Bruselas dentro del procedimiento abierto contra España por su excesivo déficit en anualidades anteriores-, y que el mismo Rajoy se había comprometido a cumplir con dicho objetivo.
  2. Que en marzo de 2012, el Gobierno de Rajoy, de manera unilateral y sin negocialo con la UE, elevó dicho objetivo al 5,8% del PIB.
  3. Que esto le valió una dura reprimenda de la Unión Europea, aunque esta cedió en parte, y le asignó un mayor margen de actuación para el déficit del inicialmente comprometido (el 4,4%), para dejarlo en el 5,3%, que el Gobierno asumió.
  4. Que, además y por si no fuera poco, Bruselas flexibilizó aún más este objetivo en julio, para dejarlo en el 6,3% del PIB, aunque, eso sí, a cambio de que España arbitrara nuevos ajustes y reformas estructurales. El resultado ya sabemos cuál fue: subida del IVA, copago farmaceutico, aumento de las matrículas universitarias, y un largo etcétera de recortes.
  5. Que, a pesar de todo eso, el Gobierno ha sido incapaz de cumplir su compromiso con Bruselas, pues el déficit anunciado asciende al 6,7% del PIB.
  6. Que, si además se tiene en cuenta el “rescate bancario”, el déficit aumentaría aún más, hasta el 10% del PIB, como recientemente ha señalado la Comisión Europea. Esta variación que a lo mejor parece reducida (pues sería añadir el 3% del PIB al déficit sin rescate financiero), supone en realidad una nada despreciable cifra que supera los 30.000 millones de euros.
  7. Que el anterior Gobierno socialista -antes de abandonar el poder en noviembre de 2011- anunció que el déficit para aquel año era el 6%, y que esta cifra recibió varias revisiones sucesivas (hasta cuatro) que elevaron esa cifra hasta el 9,4% final (3,4 puntos más de lo inicialmente anunciado). Y que, si este año pasara lo mismo, no quiero ni pensar hasta qué niveles podría llegar el déficit español real en 2012.

Si, después de todo lo expuesto, Rajoy sigue creyendo que lo que ha conseguido “aumenta la confianza en España”, voy a llegar al convencimiento de que este hombre no razona demasiado bien.

Deficit

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s