Obituario: José Antonio Ruiz “Chicanete”

CHICANETE, UNA VIDA ENTREGADA A LA PATRONA DE MOLINA Y A LA IGLESIA DE LA ASUNCIÓN.

 Por Jesús Maeso Monge.

Si la Semana Santa de Molina de Segura ha tenido este año la presencia estelar del periodista Alfonso Merlos García , como pregonero, no es menos cierto que la misma a estado de luto por el fallecimiento reciente, a los 76 años, de uno de sus más queridos colaboradores, JOSÉ ANTONIO RUIZ LÓPEZ, conocido por todos popularmente como “CHICANETE”. Descendiente de una de las más arraigadas familias molinenses, cuyo primer apellido se remonta a 1745, sus padres eran José Antonio Ruiz y Vicenta López, que tuvieron tres hijos más. Jaime, Elena y Ascensión. Nacido el 30 de abril de 1936, conoció de muy joven a su esposa Adoración Piqueras Garres, con la que contrajo matrimonio el 19 de diciembre de 1966, en su Iglesia de toda la vida, la Parroquia de la Asunción de Molina. Estuvieron casados 46 años, con un descendiente, José Antonio, dos nietos, María Pilar y Jaime José.

En su vida profesional destacó como carpintero, comenzando con su padre ”MAESTRO CHICANO” en un taller ubicado en la entonces llamada calle de Queipo de Llano, a la espalda del Casino de Molina. Posteriormente estuvo más de quince años en la desaparecida empresa de estructuras metálicas ”MOMETALIC”, de ahí a la imprenta “DELFHOS”, donde tuvo un accidente y tras pasar varias veces por el quirófano, pasó a la jubilación. Como “hobby” hacía diversos trabajos de carpintería. No obstante, si por algo era conocido en Molina fue por su estrecha vinculación a la Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción y muy especialmente a su Patrona, la Virgen de la Consolación. Haciendo diversas funciones en el templo, aunque le encantaba arreglar el trono procesional.

En el año 1959 salió por primera vez como cabo de andas con la Virgen de la Soledad. Fue así mismo uno de los refundadores de la Hermandad del Cristo de las Penas y en 1992 también colaboró en la refundación de la Cofradía del Santo Entierro, donde fue mayordomo hasta última hora, siempre ha pertenecido al Tercio de la Virgen de la Soledad.

Por su dedicación a la iglesia y a los desfiles de Semana Santa, fue condecorado con la medalla de oro, como Nazareno del Cristo de las Penas y, las insignias de oro, de la Cofradía del Santo Entierro y de la Iglesia de la Asunción.

Chicanete era sencillo, discreto y modesto, tímido, pero muy servicial, para con todo el mundo.

Entre sus aficiones destacaba el guardar todo lo relacionado con Molina, la fotografía y el futbol, matizando Adoranción su mujer, la anécdota en un partido que arbitró en las Torres de Cotillas y donde terminó “pies para que os quiero”. Su hijo, José Antonio, ha continuado su afición fervorosa por la Semana Santa.

Sumamente familiar, adoraba a sus nietos y a su hija política Pilar Yagué Vicente, siempre pendiente de todos los detalles.

El sepelio , en la Iglesia de toda su vida, la Asunción, en una misa oficiada por D. Ramón Jara, Julián Chicano y Andrés Pedro, le cantaron el himno a la Soledad y el de la Patrona de Molina, la Virgen de la Consolación. Así mismo le dedicaron misas en san Roque, San Vicente Mártir y el Sagrado Corazón de Jesús.

L a Semana Santa Molinense le llora, descanse en paz.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s