¿Es sostenible la Deuda del Ayuntamiento de Molina?

No ha sido extraño que las Administraciones Públicas españolas hayan ido aumentando progresivamente su participación en la vida social y económica del país, y asumiendo cada vez un mayor número de funciones. De hecho, ni el Estado, ni las Comunidades Autónomas, ni los Ayuntamientos han escapado a esta dinámica.

En algunas ocasiones, esta hiperactividad pública ha estado justificada por el aumento de población, y otras por las mejoras en los servicios prestados a los ciudadanos. Es lo que ha ocurrido, por ejemplo, en Molina de Segura. Por una parte, ha sido uno de los municipios de la Región de Murcia con mayor crecimiento demográfico en las últimas décadas, hasta alcanzar ya las 68.000 personas empadronadas en 2013. Por otra, al superar en 2003 la barrera de los 50.000 habitantes, se ha visto obligado legalmente (Ley 7/1985, de 2 de abril, reguladora de las Bases del Régimen Local) a la provisión de nuevos servicios públicos, como el transporte urbano de viajeros y la protección del medio ambiente.

Asimismo, hay que destacar la mejora experimentada en la última década por las instalaciones, los espacios públicos, las dotaciones culturales, deportivas y de entretenimiento así como la mayor participación de organizaciones sociales en la vida pública.

A ello deben sumarse otras funciones fruto de convenios con la Comunidad Autónoma: desde hace tiempo el Ayuntamiento realiza, por ejemplo, el mantenimiento de instalaciones educativas y diversas actuaciones sanitarias y sociales, pese a que se trata de una competencia autonómica. En este caso, el problema surge cuando quien debería financiar el servicio modifica año tras año y a su antojo, la cuantía, plazo y forma de los pagos a realizar, generando un importante agujero de tesorería en el consistorio.  Situación similar sería la ampliación de la plantilla de policía local contemplada en el Plan Regional de Seguridad Ciudadana impulsado por la Comunidad, que acumula varias anualidades de impagos mientras que el Ayuntamiento debe soportar el pago religioso de la nómina de “los municipales” cada mes.

Esta mayor participación de la corporación local en el desarrollo socioeconómico del municipio ha conllevado, consecuentemente, unos mayores niveles de gasto público, que requerirían, en cualquier caso y pese a los avances registrados recientemente, la aplicación de  unos mayores criterios de transparencia y publicidad, a efectos de que los ciudadanos puedan evaluar si dichos dispendios son procedentes o no. Porque no debe olvidarse que la finalidad última de los poderes públicos es el servicio al ciudadano, y no la asunción de nuevo gasto para tener contenta a una parte del electorado.

En cualquier caso, esos mayores niveles de gasto público no suelen conllevar mayores problemas mientras no excedan a los ingresos obtenidos por el consistorio, punto a partir del cual hay que empezar a pedir dinero prestado y generar de esta forma un creciente endeudamiento. En el caso que nos ocupa, el de Molina de Segura, ésta ha sido –desafortunadamente- la tónica dominante en los últimos años, con el agravante de que incluso se ha acentuado desde el inicio de la crisis económica y financiera que afecta al país desde hace un lustro.

Las cifras son elocuentes: la deuda pendiente de pago del consistorio ha aumentado desde los 22 millones de 2008, hasta los 37 millones de 2012, lo que supone un 68% más, esto es, un crecimiento mayor al del conjunto de los municipios de la Región de Murcia (+53%) y de España (+35%).

Por tanto, habrá que preguntar a quien gestiona las cuentas del Ayuntamiento las razones que han llevado hacia esta desfavorable situación. De hecho, solamente en 2012, el endeudamiento ha crecido en ocho millones de euros, a pesar de que a lo largo del ejercicio se ha aplicado una subida generalizada de impuestos y tasas, que han afectado a las finanzas de las familias molinenses en el momento en el que más dificultades afrontan debido al aumento del paro.

Impuesto de Bienes Inmuebles (la contribución), Impuesto sobre Vehículos de Tracción Mecánica (el sello del coche), el agua, o la basura, ninguno de los grandes tributos municipales se quedaron fuera de la subida fiscal de 2012. Así, mientras algunos ediles se colgaban medallas anunciando que se había obtenido un superávit presupuestario en el último ejercicio, ocultaban que al mismo tiempo la deuda total pendiente de pago seguía engordando. ¿De qué sirve tener superávit si al acabar el año tienes más deudas que devolver? ¿Cuántas facturas había ocultas hasta ahora en los cajones de Hacienda?

Desde este mismo blog ya se advirtió recientemente de los débiles cimientos sobre los que se asentaban los resultados presupuestarios del Ayuntamiento, sospechas que ahora se ven confirmadas.

Cierto es que, si se relativizan las cifras por el número de habitantes, Molina de Segura tiene una deuda (551 euros por persona) aún inferior a la media regional (657) y nacional (747), aunque no se puede obviar su peor evolución.

En este sentido, y retomando la pregunta que se realizaba al principio, hay que subrayar que el consistorio molinense ha ido asumiendo un número cada vez mayor de competencias, lo que ha ocasionado un creciente nivel de gasto público y un cierto nivel de endeudamiento.

El hecho de que este se encuentre aún por debajo de la media hace pensar que es sostenible, aunque si no se actúa sobre su elevado ritmo de crecimiento se podría llegar alcanzar un punto en el que no lo sea. Precisamente por ello, debería urgir  la adopción de medidas que pongan coto lo antes posible a ese aumento de la deuda pública molinense, en lugar de vanagloriarse sobre cuestionables superávits.

Anuncios

5 pensamientos en “¿Es sostenible la Deuda del Ayuntamiento de Molina?

    • Llevas razón, falta una receta, pero al final la única forma de controlar la situación es no teniendo déficit presupuesatrio o incluso alcanzando superávit -pero superávit real, no el que nos ha vendido el equipo de Gobierno-. No adelanto más, porque en post sucesivos incidiré más en el tema.

  1. Pingback: Historia del disparatado endeudamiento de los municipios españoles (y murcianos) | Saeba´s Website

  2. Pingback: Impuestos y causas del déficit de la Región de Murcia | Saeba´s Website

  3. Pingback: Exceso de gasto y causas reales del déficit de la Región de Murcia | Saeba´s Website

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s