¿El fin del Trasvase Tajo-Segura?

  • La Región de Murcia tiene una dilatada tradición en el cultivo de la Huerta, que puede pasar a la Historia si se aprueban los cambios planteados en la regulación del acueducto Tajo-Segura.

Es conocido que la Región de Murcia cuenta con un sector agrícola puntero en el ámbito nacional, con repercusiones muy positivas sobre la economía regional. No solamente porque ofrezca trabajo a casi 80.000 personas en la actualidad, sino porque ejerce un notable efecto arrastre sobre otras actvidades económicas -como por ejemplo la industria conservera, entre otras- y se convierte en eje fundamental para buena parte de la I+D que se desarrolla en la Región.

Es, además, el sector que mejor está aguando la crisis económica que vivimos desde hace ya más de cinco años. Así lo corroboran los empleos creados desde 2008 -más de 24.000 nuevos puestos de trabajo- y la contribución al comercio exterior murciano.

Y pese a ello, la Agricultura de la Región de Murcia se enfrenta a un problema fundamental: la escasez de recursos hídricos. De hecho, la cuenca hidrográfica que aporta recursos a los regadíos murcianos -la del Segura-, es una de las que presenta un reconocido déficit hídrico estructural. Este quedó cuantificado en 1.000 Hm3 en el Plan Hidrológico de 1997.

La tecnificación de los regadíos y la alta eficiencia en el uso de los limitados recursos disponibles –la Región de Murcia es la Comunidad que utiliza en mayor medida la técnica de riego más eficiente, el goteo– han resultado insuficientes para corregir ese desfase entre la demanda de agua y lo que es capaz de aportar la propia Cuenca.

Para paliar parcialmente esta situación, la Cuenca del Segura recibe aportaciones hídricas externas, procedentes principalmente de la cuenca del Tajo a través del Acueducto Tajo-Segura (ATS). Desde que se puso en marcha en 1979, esta se ha convertido en un importante elemento decohesión social, económica y territorial.

Su importancia radica en que permite mantener los abastecimientos a la población y los regadíos del Segura al tiempo que garantiza la preferencia en el uso del agua a la Cuenca cedente -la del Tajo- en caso de necesidad. La explicación es sencilla: con las actuales reglas de explotación del ATS se impide la realización de transferencias cuando las reservas en los embalses que suponen el punto de partida del ATS -esto es, los de Entrepeñas y Buendía- son inferiores a 240 Hm3. Hasta ahora, este mecanismo ha funcionado relativamente bien, pues nunca en los últimos nueve años se ha alcanzado ese límite de “no-trasvase”.

ImagenSin embargo, la beligerancia que han tenido contra el ATS algunas comunidades autónomas pertencientes a la Cuenca del Tajo, como Castilla-La Mancha, han llevado a que el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente -a través de un órgano dependiente, la Confederación Hidrográfica del Tajo-  haya planteado recientemente una modificación de esas reglas de explotación. Propone, entre otras cosas, la ampliación de la reserva mínima que impide la realización de trasvases desde los 240 Hm3 a 400 Hm3. Todo ello, con el plácet de los gobernantes de todas las Comunidades Autónomas afectadas (Castilla-La Mancha, Región de Murcia y  Comunidad Valenciana).

Aunque desde el Gobierno de la Región de Murcia se dice que la aprobación de este supuesto no tendría efectos importantes para la recepción de agua, lo cierto es que si extrapolamos ese límite de 400 Hm3 a las reservas de los últimos años en Entrepeñas y Buendía, los efectos no son en realidad tan inocuos como nos quieren hacer creer.

Es más, en el periodo 2005-2013 es posible que durante muchos meses no se hubiesen podido realizar transferencias hídricas (como se aprecia en el gráfico que sigue). Las cantidades que hubiesen llegado al Segura entre mediados de 2005 y finales de 2009 hubiesen sido prácticamente residuales. Con esa reserva, apenas hubieran quedado recursos excedentarios en la cabecera del Tajo. Una circunstancia agravada porque precisamente en ese periodo la Región de Murcia sufrió una grave sequía. Era, por tanto, cuando se necesitaban mayores recursos externos. Con el límite de 400 Hm3, en esos años es posible que la práctica totalidad de regadíos murcianos que dependen del ATS hubiesen desaparecido.

Imagen

Así pues, ese nuevo límite resultaría particularmente gravoso en épocas de sequía, esas que tanto se repiten por estos lares en las últimas campañas agrícolas.

De aprobarse esa modificación en las “reglas de juego” -algo bastante probable, pues el plazo de alegaciones a las mismas acaba hoy mismo-, el campo murciano tiene un futuro muy negro. La situación es de extrema urgencia.

Es cierto que el Ministerio de Agricultura y los gobiernos de Murcia y Valencia parece que están elaborando una especie de acuerdo o memorando para compensar a los agricultores por los perjuicios que se les pueda ocasionar. Pero lo cierto es que de ese documento ahora mismo nada se conoce. Precisamente por ello, porque ninguna de las partes intervinientes quieree hacer nada público, lo lógico es desconfiar. Algunas fuentes afirman incluso que ese acuerdo es “papel mojado”.

En caso de ser así, a la Agricultura de la Cuenca del Segura (y por extensión la de la Región de Murcia) le quedarían pocas posibilidades de supervivencia. Algunos colectivos afectados van a intentar que no sea así. Ojalá tengan éxito en sus reclamaciones, porque en caso contrario las alternativas serían muy limitadas: recurrir a agua desalinizada -que tiene un coste inasumible para el agricultor- o a la explotación de aguas subterráneas. Si bien esta última alternativa podría ser factible para aquellas que son de carácter renovable -según algunas fuentes-, mucho me temo que sigue resultando muy difícil calcular su cuantía y su capacidad de regeneración. Un error de calculo tendría consecuencias trágicas y llevaría a una situación ambiental insostenible.

La otra alternativa es que desapareciera en torno a la mitad de las tierras de cultivo de la Región de Murcia, que son las abastecidas por el ATS. Sinceramente, espero que este extremo no se produzca, porque sería desperdiciar la gran especialización que Murcia tiene en la producción hortofrutícula, capaz de ofrecer unos productos de calidad inigualable. Todos saldríamos perdiendo, incluso quienes nos quieren negar el agua.

Un artículo de Jesús Maeso Romero para Saeba’s Website

————————————————————

Quizás también te pueda interesar:

Recuerda que puedes seguir este blog en twitter.

Licencia de Creative Commons

Anuncios

9 pensamientos en “¿El fin del Trasvase Tajo-Segura?

  1. Pingback: Destino: el Mundo | Saeba´s Website

  2. Pingback: La Región de Murcia en los Presupuestos del Estado 2014 | Saeba´s Website

  3. Pingback: Mejora inesperada del paro en Molina durante septiembre | Saeba´s Website

  4. Pingback: Desviacion presupuestaria y ciclo económico | Saeba´s Website

  5. Pingback: Principales inversiones del Estado en la R. Murcia en 2014 | Saeba´s Website

  6. Pingback: Presupuestos Generales del Estado y solidaridad interregional | Saeba´s Website

  7. Pingback: Terroristas a la calle | Saeba´s Website

  8. Pingback: 35 años del trasvase Tajo-Segura | Saeba´s Website

  9. Pingback: ¿Quieren acabar con el Trasvase Tajo-Segura? | Saeba´s Website

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s