¿Es la hora de Telegram?

Lo reconozco. Dentro de unos días me caduca la licencia gratuita de WhatsApp, una de las aplicaciones que más utilizo en mi teléfono móvil. A partir de entonces, si quiero seguir disfrutando del servicio tendré que abonarme al servicio de pago, que cuesta 0,89€ al año.

La disyuntiva es grande… ¿Merece la pena pagar por WhatsApp?

Es cierto que se trata de una cantidad muy módica, sobre todo teniendo el ahorro que conlleva el uso de la aplicación. Por ejemplo, ha sustitutido casi completamente el envío de mensajes de texto SMS (que suelen tener un coste unitario de 0,15€). Además, te permite prescindir de esas típicas llamadas cortas que tan caras nos salen y que constituyen uno de los grandes nichos de facturación de las operadoras telefónicas (sobre todo por los costes de establecimiento de llamada). Así pues, pagar menos de un euro al año parece una inversión asequible a cambio de tanto beneficio.

No obstante, quienes tenemos nociones de economía solemos recurrir para la toma de este tipo de decisiones a lo que se denomina “costes de oportunidad”, que consiste básicamente en comparar si existe alguna otra alternativa más económica que nos ofrezca una utilidad parecida.

Y, en este caso, existen diversas aplicaciones que son gratuitas y que ofrecen posibilidades de uso muy similares a WhatsApp. Precisamente esto hace que me piense dos veces la posibilidad de pagar.

Además, las caídas de red que se suceden con cierta frecuencia -como la del pasado 22 de febrero– son un punto más para tener dudas a la hora de tomar la decisión.

Line no está en línea

Hace ya algunos meses, previendo la situación actual, opté por probar una de esas alternativas gratuitas, Line, que basa su modelo de negocio en la búsqueda de ingresos a través de publicidad y de la compra de emoticonos y mini-juegos por parte del usuario. Las sensaciones no fueron del todo malas. La interfaz es igual de sencilla y práctica que WhatsApp, pero el hecho de que se hayan excedido en el envío de mensajes publicitarios hizo que la relegara al ostracismo.

Telegram, ¿la alternativa definitiva?

Sin embargo, en las últimas semanas está causando furor una nueva opción que, esta vez,  parece la definitiva. Me estoy refiriendo a Telegram, de la que todo el mundo habla.

Lo cierto es que comparando una a una las principales características de ambas apps, sencillamente no hay color. En primer lugar, porque los creadores de Telegram aseguran que siempre será gratuita, algo muy a tener en cuenta.

Además, incorpora una serie de funcionalidades ausentes en su directo rival. Entre ellas:

  • la realización de  un encriptado de los mensajes, que da una mayor seguridad a las comunicaciones,
  • permite crear chats privados que no se pueden rastrear,
  • aloja información en la nube de manera que se pueden recuperar los mensajes desde cualquier dispositivo -WhatsApp aloja los mensajes en el teléfono por lo que pierdes el historial si cambias de terminal-,
  • permite hacer grupos de hasta 200 personas -frente a los 50 de su rival-
  • permite transferir archivos de hasta 1GB -su rival, solo 12 MB-
  • es una aplicación de código abierto, lo que facilita que desarrolladores externos puedan aportar mejoras a la aplicación, como por ejemplo disponer de la aplicación en tu ordenador de sobremesa.

Y así hasta completar un largo etcétera. Es más, en las últimas fechas, ya destaca por ser la aplicación gratuita más descargada de Google Play en muchos países.

Telegram vs WhatsApp

Fuente: elaboración propia a partir de CanalPDA.Com

Entonces, ¿qué hago? ¿Me instalo Telegram y me olvido definitivamente de WhatsApp?

No tan rápido. Resulta que Telegram también tiene su particular lado oscuro. Por ejemplo, parece ser que, dado que al instalarla no te pide firmar ninguna Política de Privacidad, Telegram podría recopilar y almacenar tus datos e información personal con sólo usar la aplicación, según advierten desde El Mundo.

Pero es que hay más. A ver, de verdad, ¿cuantos de tus contactos tienen instalada Telegram? Es decir, ¿para qué quieres una aplicación gratuita que te permita comunicarte con -digamos- el 20% de tus contactos, si por menos de 1€ al año puedes tener otra con la que mensajearte con -digamos- el 90% de ellos?

O, en otras palabras, ¿para qué quieres poder transferir un archivo de 1GB -una auténtica barbaridad- si no tienes a quién enviarlo?

Es que, si no te has dado cuenta, WhatsApp es la aplicación UNIVERSAL. Hace solo una cosa, pero la hace muy bien y de manera muy sencilla. Más que suficiente. Por eso la mayoría de gente la utiliza.

Y, en este tipo de servicios basados en la nube, debemos tener en cuenta que lo realmente importante muchas veces son las economías de red. Es decir, su valor depende de su número de usuarios, y radica más en la propia red que se genera alrededor de su servicio que el propio producto. En eso, WhatsApp es ahora mismo imbatible.

WhatsApp2

Y precisamente, es donde falla actualmente Telegram -lo que no quiere decir que lo siga haciendo en el futuro-. Veamos, pese a su rápida expansión, Telegram tiene a día de hoy (27 de febrero) más de 10 millones de descargas en Google Play. WhatsApp supera de largo los 100 millones -algunas fuentes cifran el número de usuarios activos en 400 millones- . Lo mismo ocurre con la valoración de producto que hacen los usuarios de Android (4,5 puntos sobre un máximo de 5, frente al 4,2 de Telegram).

Por ello, no es de extrañar que algunos expertos en la materia como RaMGoN señalen a WhatsApp como la mayor red social en este momento. En realidad lo es.

Porque, de otra forma, Facebook no habría pagado 19.000 millones de dólares por adquirirla. Poner 42 dólares por usuario implica asignarle un gran valor a su capacidad de crecimiento futuro (como recientemente ponían de manifiesto en Sintetia).

WhatsApp Value

Así visto ¿verdad que ya no parece tan descabellado abonarse al servicio de pago? En realidad, y aunque no me convence demasiado la idea -y no dudaré en cambiar a Telegram si su “red” se extiende lo suficiente-, supongo que es lo que acabaré haciendo .

Y ello a pesar de que conozco otra aplicación infinitamente mejor, gratuita, más sencilla, rápida y operativa, y tecnológicamente mucho más avanzada. Incluso, puede usarse desde el navegador de tu ordenador de sobremesa sin instalar software adicional. Por supuesto, me estoy refiriendo a Hangouts, el servicio de mensajería de Google. Una pena que no lo usen demasiados de mis contactos.

————————————————-

Quizás también te pueda interesar:

Y, finalmente, no olvides que puedes seguir este blog en twitter o bien suscribirte aquí  para recibir toda la información en tu correo electrónico y no perderte ninguna entrada.

Licencia de Creative Commons

Anuncios

4 pensamientos en “¿Es la hora de Telegram?

  1. Pingback: ¿Es la hora de Telegram?

  2. Pingback: Un Juego de Tronos muy “Social” | Saeba´s Website

  3. Pingback: Crecientes retrasos en los pedidos de tecnología a China | Saeba´s Website

  4. Pingback: Lo mejor de Saeba’s Website en 2014 (y libro descargable) | Saeba´s Website

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s