Murakami, el Nobel, y la miel en los labios

  • El debate en torno a la figura del escritor japonés continua, pero… ¿es Murakami obra del marketing americano o un escritor revolucionario merecedor del Nobel?
Murakami

El escritor japonés Haruki Murakami. Fuente de la imagen: Wikipedia

Resulta curioso, pero la literatura a la que le encuentro más sentido es precisamente a aquella que más se desvía de los cánones establecidos. Esa que es capaz de sorprender, que olvida las pautas por las que todo debería discurrir. Aquella cuyo final es, en cierto modo, inesperado.

Y, me parece, que el jurado del Premio Nobel de Literatura tiene unos pensamientos muy parecidos a los míos. Porque se ha saltado el guión que parecía preestablecido para este año. Como es sabido, en 2014 el galardón más deseado de la esfera literaria ha ido a parar al francés Patrick Modiano (París, 1945), “por el arte de la memoriacon el cual ha evocado los más inasibles destinos humanos y desvelado la vida cotidiana en los años de la ocupación”. Un autor cuya obra, por cierto, desconozco completamente.

Este fallo trunca, una vez más, las aspiraciones de quien a priori partía como gran favorito, el japonés Haruki Murakami (Kioto, 1949), que se ha erigido como un auténtico ídolo de masas. Lo cierto es que, si a Murakami le hubiese tocado la lotería cada vez que sonaba como ganador del Nobel o del Príncipe de Asturias, muy posiblemente ahora mismo sería el hombre más rico del planeta. Algunos sostienen incluso, en tono jocoso, que es el Leonardo Di Caprio de los Nobel.

Decía Julio Verne que el gran pesar de su vida era “el hecho de no haber tenido lugar alguno en la literatura francesa”. Murakami debe pensar lo mismo del Nobel, porque permanecerá al menos un año más en esa lista negra de grandes escritores que nunca obtuvieron el galardón, en la que también se encuentran Jorge Luis Borges, Virginia Woolf, James Joyce, Roberto Bolaño o León Tolstói, por destacar algunos de los casos más significativos.

Aunque renieguen de él, en términos de ventas Murakami sí que es un líder absoluto. Él sí es profeta en su tierra. Sin ir más lejos, su última novela –Los años de peregrinación del chico sin color– fue la más vendida en 2013 en su país natal. Su repercusión mediática le ha generado una legión tanto de seguidores como de detractores. Precisamente por ello, merece la pena evaluar los argumentos de unos y otros, como paso precio para decidir si sería digo merecedor de reconocimiento de Academia Sueca, o si por el contrario habría que “desterrarlo” literariamente para siempre.

¿Un Nobel con acento nipón?

Quienes sostienen que el de Kioto es un candidato idóneo, aducen -para elaborar el listado me he ayudado en parte de este artículo de JotDown-  entre otros argumentos:

  • Su contrastada y larga trayectoria
  • Su indiscutible éxito comercial
  • Sus historias -sin ser épicas- tienen la capacidad de enganchar al lector, y sus personajes son convincentes
  • Su capacidad para inspirar al lector y volverle más creativo
  • La virtud de tocar la fibra sensible: sus títulos afectan al lector de manera impredecible, haciéndole sentir que aquello que se le cuenta no está escrito sino que está sucediendo en el acto
  • Utiliza una prosa sencilla y directa
  • Ha tenido un importante efecto arrastre sobre otros autores japoneses
  • Tiene una buena colección de obras destacables

Razones por las que no debería ser “el elegido”

Por contra, sus detractores -entre quines parece encontrarse este otro redactor de la revista JotDown- destacan:

  • Su éxito es mayormente fruto del marketing de los grandes medios de comunicación americanos que  le respaldan
  • En sus libros no parece no mostrar el Japón real, sino la idea de Japón que tienen los lectores extranjeros
  • No ha reinventado la narrativa japonesa, sino que se dedica a reescribir una y otra vez la misma novela
  • Le ha influido más el haber regentado un club de jazz y el haber trabajado en una tienda de discos, que las obras de los grandes escritores clásicos
  • Este año no ha hecho nada nuevo para ganar el Nobel que no hubiera hecho en años anteriores

Pero entonces… ¿Premio sí o no?

Para responder a esta pregunta, creo que lo mejor es leer alguna obra suya, y a partir de entonces que cada cual se forme su propia opinión. Atendiendo a los críticos literarios, las más recomendables son Al sur de la frontera, Tokio Blues (Norwegian Wood), After Dark y Kafka a la orilla.

Personalmente, los títulos que he leído de Murakami me han gustado bastante, por diversas razones además.  Primero, porque me fascina la sociedad japonesa que el autor sabe reflejar tan bien, esa que se debate constantemente entre lo moderno y lo clásico. Además, creo que su estilo está muy influido por los mangas japoneses que yo tanto deboraba en mi adolescencia. Si, para colmo, añadimos que comparto con él algunas aficiones como el atletismo y las carreras populares –De qué hablo cuando hablo de correr es un libro imprescindible para los runners-, la ecuación es perfecta.

Decía Bécquer que “el recuerdo que deja un libro es más importante que el libro mismo”. Y José Luis de Villalonga añadía que “un libro de cabecera no se escoge, se enamora uno de él”. Bien, pues los recuerdos que me han dejado las novelas de Murakami son imborrables. Tanto, que me he enamorado de algunas de ellas como Tokio blues.

Por tanto, me importa muy poco que Murakami gane el Nobel o no. Seguiré leyendo sus obras con el mismo entusiasmo.

——————————

Quizás también te pueda interesar:

Y finalmente, recuerda que también puedes seguir este blog en twitter.

Licencia de Creative Commons
Este obra está bajo una licencia de Creative Commons Reconocimiento-NoComercial-CompartirIgual 3.0 España.

Anuncios

9 pensamientos en “Murakami, el Nobel, y la miel en los labios

  1. Pingback: Navidad, Blogs y Varry Brava | Saeba´s Website

  2. Pingback: Nueva exposición de Antonio Lisón, Premio de Pintura Artes Plásticas Universidad de Murcia | Saeba´s Website

  3. Pingback: Hablando de Social Media y Economía en www.ramgon.es | Saeba´s Website

  4. Pingback: Carlos del Amor y su año sin verano | Saeba´s Website

  5. Pingback: Entrevista en albertoespinosalopez.blogspot.com.es | Saeba´s Website

  6. Pingback: La insoportable levedad del tiempo | Saeba´s Website

  7. Pingback: Galeano in memoriam | Saeba´s Website

  8. Pingback: Navidades atípicas | Saeba´s Website

  9. Pingback: Los españoles y la lectura | Saeba´s Website

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s