Causas reales del déficit público español

  • España tuvo un elevado déficit público, cuya corrección requiere identificar claramente sus múltiples orígenes, en lugar de culpar exclusivamente a las Comunidades Autómomas. 

Desde que comenzó la crisis económica denominada “Gran Recesión” (2008-2015), España ha incumplido sistemáticamente los objetivos de déficit público establecidos en los Tratados de la Unión Europa.

Y 2015 no ha sido una excepción. En particular, el desfase entre gastos e ingresos públicos alcanzó 56.061 millones de euros. Esta cifra equivale el 5,2% del Producto interior Bruto (PIB) del país, cuando el máximo permitido con las autoridades europeas era el 4,2% del PIB. Las dificultades de España para reconducir  su descuadre ha llevado a que tanto el comisario europeo de Asuntos Económicos y Financieros, Pierre Moscovici, como el Fondo Monetario Internacional, han pedido “más esfuerzos”para rebajar el déficit público, como citan Expansión (11 de abril de 2016) y El País (14 de abril).

Sin embargo, extraña que, en la rueda de prensa ofrecida para hacer públicas las cifras de déficit de 2015, el Ministro de Hacienda y AA.PP., Cristóbal Montoro, responsabilizase casi exclusivamente a las Comunidades Autónomas del desvío que se había producido (El Mundo, 31 de marzo de 2016).

Deficit 1

 

En realidad, hay que señalar que de los tres grandes niveles de Administración que hay en España, la Central (formada por el Estado y la Seguridad Social), la Autonómica (Comunidades Autónomas) y Local (Ayuntamientos), sólo estos últimos terminaron el año con más ingresos que gastos.

El Estado también aportó su granito de arena al déficit

Pero es que, si se presta atención a la evolución seguida durante los cuatro años de la legislatura que acabó el 20 de diciembre de 2015, se observa que es la Administración Central, la “gobernada” directamente por el Ministro, es una de las que ha realizado un menor esfuerzo de reducción del déficit, equivalente solamente a 1,4 puntos del PIB (al pasar de un déficit del 5,4% en 2011 al 4% en 2015, una vez descontadas las ayudas otorgadas al sector financiero).  En cambio, en las Comunidades Autónomas ese esfuerzo ha sido mayor: 1,7 (ha pasado del 3,4 al 1,7%). Los Ayuntamientos han realizado un ajuste menor, pero les ha servido para lograr ya “números negros”.

Deficit 2

Y es que, ya puestos, podríamos analizar las causas del elevado desfase deficitario de la Administración Central (4% del PIB) y de su menor esfuerzo para reducirlo. Para ello, deben prestarse atención a sus ingresos y sus gastos. Los primeros no tienen mucho misterio: han mejorado a la sombra de las subidas tributarias que Montoro ha orquestado en los principales tributos que pagan los ciudadanos de a pie (IRPF e IVA). Por el lado del gasto, podría analizarse en primer lugar cómo se distribuye en 2015, y cómo ha evolucionado, por ejemplo, en la última legislatura.

Una estructura de gasto descompensada

La composición del gasto del Estado la ofrecía el propio Montoro en la rueda de prensa citada del pasado 31 de marzo, con esta “bonita” tabla (que podría pasar perfectamente por un jeroglífico).

Deficit 5

Como presentar así los datos no mola y además resultan casi incomprensibles, conviene adaptarlos al sentido común y traducirlos al lenguaje de los terrícolas: de los 468.056 millones que se gasta el estado, la mayor parte va destinada a Protección Social (40%, 40 de cada 100 euros gastados), Servicios Públicos Generales (15), Salud (14) y Educación (9). Llama la atención el relativo poco peso de estas dos últimas materias, pero es comprensible dado que la mayor parte de las competencias de ambas están transferidas a las Comunidades Autónomas. Hecho que, por cierto, condiciona las capacidades de estas para reducir gasto (por ser áreas muy sensibles para la ciudadanía).

Deficit 3

Atendiendo a la evolución del gasto, se tiene que se han reducido la mayor parte de las partidas, si bien las más afectadas han sido claramente apoyo a las actividades económicas, sanidad y educación. Es decir, en un momento de grave crisis económica, el Estado ha visto conveniente recortar el apoyo al tejido empresarial (que es el que crea empleo), y meter la tijera especialmente en dos de los grandes pilares del Estado del Bienestar: la Sanidad y la Educación.

Deficit 4

En cambio, ha aumentado la dotación presupuestaria para la partida”Servicios Públicos Generales” en unos 6.000 millones de euros. Bien, y nos podríamos preguntar ¿qué son esos “servicios generales generales”? Fácil respuesta. A grandes rasgos, incluye el gasto asociado a algunas funciones básicas del Estado,como Justicia, Defensa, Seguridad Ciudadana y Política Exterior. Pero es, asimismo, un gran cajón de sastre en el que tienen cabida lo que algunos políticos llaman “mamandurrias” (El País, 23 de julio de 2012), esto es, “subsidios” y “subvenciones” difícilmente justificables entre otras muchas cosas.

Quizás por ello la situación del sector público español ha suscitado tanta reacción social últimamente: mientras se metía la tijera en aquellas áreas más cercanas a la población, como Sanidad y Educación, el Estado no hacía lo propio con las mamandurrias, esto es, con otras partidas que no beneficiaban a amplios estratos sociales. Como en el futuro inmediato habrá que adoptar medidas para reconducir la situación y cumplir con los objetivos de déficit acordados con Europa (que es lo que al fin y al cabo da credibilidad a un Gobierno), no sería mala idea en comenzar por aquellas partidas que más aumentaron desde 2011.

Conclusiones rápidas sobre el déficit público de 2015

Así que, por resumir:

  • Las Comunidades Autónomas no son las únicas responsables del elevado déficit
  • De hecho, el esfuerzo realizado por las autonomías entre 2011 y 2015 ha sido mayor que el del Estado
  • Durante los años de crisis, el Estado ha renunciado a reforzar las políticas de apoyo a la actividad económica, y ha metido la tijera en áreas sensibles como educación y sanidad, al tiempo que subía los impuestos a la ciudadanía.
  • En cambio, año tras año se ha destinado más dinero a “mamandurrias”
  • En el futuro inmediato habrá que adoptar medidas presupuestarias adicionales para garantizar la credibilidad de España como país.

  ————————————————————–

Quizás también te pueda interesar:

Y, finalmente, no olvides que puedes seguir este blog en twitter (@Jesus_MR) o bien suscribirte aquí  para recibir toda la información en tu correo electrónico y no perderte ninguna entrada.

88x31

Anuncios

Un pensamiento en “Causas reales del déficit público español

  1. Pingback: Desigualdad y empleo en Murcia | Saeba´s Website

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s