Navidad, Blogs y Varry Brava

En el mundo blogger existe un amplio e intenso debate sobre la necesidad de felicitar las navidades o el año nuevo en forma de post. Las opiniones son variadas y quizás lo mejor es que cada blogger elija la opción más conveniente para el desarrollo de su propio espacio web.

En Saeba’s Website no ha sido la tónica habitual, aunque cada año por estas fechas sí se suele hacer recapitulación de la anualidad que toca a su fin, destacando aquellos eventos y hechos que más han llamado la atención. El resumen de 2013 lo puedes encontrar en “Lo mejor de Saeba’s Website en 2013 (y pequeño regalo)”.

Esta ocasión no será diferente, si bien me gustaría compartir unas breves impresiones.

Gente y Luces de Navidad en una ciudad cualquiera

Gente y Luces de Navidad en una ciudad cualquiera

Sigue leyendo

Anuncios

B-Side Music Festival: 10 ediciones dando caña

  • El B-Side de Molina de Segura se ha convertido en uno de los festivales referentes de música independiente en la Región de Murcia.

10 años no son nada. Y si están acompañados de buena música, pasan en un suspiro. Así ha ocurrido con el festival de música independiente que desde 1995 se celebra cada septiembre en la localidad murciana de Molina de Segura.

Así pues, el B-Side ya celebra en 2014 su 10ª edición, tras haber ido acumulan un importante vagaje en sus espaldas. Tanto que le ha , además de ser uno de los festivales veteranos de la Región de Murcia, le ha permitido convertirse en uno de  los referentes de la música alternativa . Sigue leyendo

¡The Beatles han vuelto!

El local era acogedor, pero algo resultaba algo extraño aquella noche. Era muy atípico que en septiembre hubiese acudido tanta gente a un establecimiento típicamente veraniego como aquel. La había de todos los tipos, desde los jóvenes españoles que se habían acercado por mera curiosidad hasta los jubilados ingleses de presencia casi perenne.

La temperatura era agradable, y la decoración no desmercía, pero no eran esas las razones principales de aquel tumulto. Forzosamente tenía que haber algo más.

En un momento dado, las luces de la gran sala se apagaron, y las miradas de quienes allí se habían dado cita se dirigieron hacia la única parte que aún conservaba la iluminación. En el pequeño escenario había una quietud máxima, pero todo estaba ya preparado. La expectación era máxima. La muchedumbre esperaba a aquellos cuatro chicos capaces de hacer magia.

IMG_20130920_234110 2

The Liverpool Band en una actuación en The Coner (San Pedro del Pinatar, septiembre 2013)

Sigue leyendo

B-Side, el festival local que sigue creciendo

La música independiente tiene este sábado una nueva cita en Molina de Segura gracias al festival B-Side, que sirve para amenizar el comienzo de septiembre, ese mes de vuelta a la rutina.

Aunque parece que fue ayer cuando se dio a conocer, el festival molinense afronta ya su novena edición. Todo un logro si se tienen en cuenta las dificultades que muchas veces ha afrontado para salir adelante año tras año, ininterrumpidamente, desde 2005. Sigue leyendo

B-side, el festival de al lado

Antes de nada, quiero remarcar que las siguientes líneas son una crónica parcial y subjetiva.

Como bien es conocido, suele darse durante los meses de verano una cierta abundancia de festivales de música, que dan cabida a grupos de los más diversos estilos. En la Región de Murcia pueden encontrarse múltiples ejemplos. Pero, entre los que tienen lugar ya en los últimos días de verano, quisiera destacar uno que poco a poco se va consolidando en la escena indie regional.

Se trata del B-Side de Molina de Segura, que en este 2011 celebra ya su séptima edición. Lo cierto es que tiene su mérito. En primer lugar, porque es un municipio que hasta entonces no contaba con tradición alguna en el panorama independiente. En segundo lugar, porque la edición de este año, con importantes dificultades presupuestarias, ha salido adelante por el esfuerzo y entusiasmo de los organizadores. Gracias a ellos, ha sido posible que el B-Side haya seguido siendo el B-Side.

Y es que como su propio nombre indica, es el festival de las “B-side”, de las caras B, de los grupos que comienzan a despuntar, pero que todavía son desconocidos para el gran público. Pero es que, además, es el festival “beside”, el festival de “al lado”, ese que ofrece un trato de cercanía con los grupos y los artistas, en el que siempre sucede lo inesperado. Y eso es mucho más de lo que ofrecen la mayoría de festivales.

En esta ocasión esta faceta ha sido llevada hasta su máxima expresión. Las restricciones financieras obligaron a renunciar a la participación de grupos extranjeros –algo que venía siendo característico desde la primera edición allá por 2005-, y a centrarse en grupos nacionales.

El cambio no pudo resultar más satisfactorio, porque se consiguió cerrar un cartel auténticamente de lujo, con grupos españoles de primera fila. Se trataba de algo así como “nacionalizarse para seguir creciendo”. Y se superó la prueba con creces, porque todos ellos sonaron de lujo.

Varry Brava sigue aumentado su presencia en el mundillo musical y empiezan a ser una realidad. Los murcianos Second siguen manteniendo un directo demoledor, y han sabido adecuar muy bien los toques electrónicos a su característico estilo. Sorprenden con cada nuevo concierto y sin duda se han asentado ya en la élite indie nacional. Precisamente por ello, no se entiende que tocaran antes que Supersubmarina, más aún “cuando jugaban en casa” y aunque los jienenses metiesen “mucha caña”.

Los cabeza de cartel, Lori Meyers, también estuvieron a la altura de las circunstancias, y su sonido resultó tan nítido como ya lo venía siendo en las giras anteriores. Definitivamente, se han convertido en un referente.

Finalmente, cerraban la parte en directo un prometedor grupo local, The Leadings, que a punto de “estrenar” su segundo disco, apuntan grandes maneras y ya suenan hasta en Razzmatazz. Habrá que seguirlos de cerca porque, desde que los vi por primera vez hace un par de años, cada vez que los escucho me gustan más. Para mí, Leadings marcaron el punto y final del B-Side, porque tocaba irse a descansar, por más que DJ Amable se encargara de mantener la marcha hasta eso de las cinco de la madrugada.

La gran presencia de grupos nacionales, que se conocen de sobra entre ellos, tuvo una ventaja adicional: permitió que en varias actuaciones se “colasen” artistas invitados, hasta el punto de que los “submarina” se pusieron a cantar al unísono con Noni Meyer, mientras que los Varrys torpedearon y coreografiaron a los Leadings.

Tampoco puede olvidarse otra de las principales novedades del festival este año, consistente en ofrecer dos conciertos gratuitos el día antes del cartel oficial. En ellos, The Last Dandies y Los últimos bañistas tocaron con desigual acierto, subidos a un autobús promocional de Red Bull estacionado en pleno centro urbano de Molina.

En fin, un gran festival en el que lo mejor, sin duda, fue compartir un rato agradable con un grupo de muy buenos amigos. Ahora toca empezar a pensar en el festival de al lado de 2012.

Cobain, la traición del destino

Fuente: El Mundo, 5 de abril de 2009
 
La fama de Kurt Cobain era un desafío a las leyes del cosmos. Sus canciones furiosas y desbordantes de amargura le convirtieron en un espejo al que se asomaban los miedos y los sueños de la manada ‘grunge’. Pero si la Generación X anhelaba un estandarte, el líder de Nirvana prefería huir. Su suicidio, 15 años se cumplen este domingo, clavó una daga en el corazón de los 90.
 
"Prefiero que me odien por ser quien soy a que me amen por ser quien no soy", musitaba un Cobain atormentado por su propia aura de elegido. Desaliñado y ataviado con camisas de leñador y vaqueros rotos, era un joven frágil, enfermo de vértigo emocional. Su mitificación era una cruel venganza del destino.
El éxito precipitó su caída al abismo, aunque previamente ya se atisban laberintos que le abocan al desastre. Kurt se había criado en Aberdeen, una localidad cercana a Seattle donde la autocompasión era una alternativa de ocio nada desdeñable. Era el hijo de una pareja demasiado joven (19 ella, 21 él), que sólo resistió siete años antes de pudrirse. El divorcio trazó una herida eterna en las entrañas de Kurt, que ni siquiera halló un hogar estable. Sus parientes se pasaban al pequeño de unos a otros, reforzando el odio que se profesaba a sí mismo.
 
La música fue el refugio idóneo para Cobain, que fundó Nirvana con su amigo Krist Novoselic. El sello independiente Sub Pop invirtió 606 dólares en la grabación de su primer disco, ‘Bleach’, un álbum minoritario pero que atrajo el interés de las grandes discográficas. Firmaron finalmente por Geffen e incorporaron a Dave Grohl (actual líder de Foo Fighters) como nuevo batería. Lo que vino luego huele a espíritu de leyenda.
Ascenso y caída de Kurt Donald Cobain
 
En 1991 lanzaron ‘Nevermind’, quizás el disco de rock alternativo más influyente desde que el ‘homo sapiens’ abandonó la caverna. Revestido de una poética despiadada, era un álbum descomunal, titánico, iracundo. Un clásico instantáneo. La voz áspera y agonizante de Cobain, dibujada sobre guitarras sucias, se convirtió en el sonido de una época.
 
Pero Kurt no estaba preparado para la fama. Su genoma suplicaba anonimato, y para equilibrar la balanza sucumbió a la penitencia de las drogas. Comenzó inyectándose heroína para calmar sus dolores crónicos de estómago, pero la finalidad terapéutica apenas disimulaba su adicción.
 
En Courtney Love encontró a una amante y socia de jeringuilla. Engalanado con un pijama de cuadros azules, se casó con ella en 1992 y juntos vivieron un romance marcado por la controversia. Los servicios sociales les retiraron la custodia de su hija tras insinuar Love que había seguido chutándose durante el embarazo.
Poco tiempo después recuperaron a la pequeña, que tiene actualmente 16 años y es idéntica a Cobain. Se llama Frances Bean, en honor a Frances Farmer, estrella de cine de los años 30 internada por su familia en un manicomio para lobotomizarla. Kurt, que siempre se había identificado con el drama de Farmer, terminaría protagonizando otra tragedia sobrecogedora.
La ‘conspiranoia’ que no cesa
 
Como el Travis Henderson de ‘París, Texas’, su película favorita, Cobain poseía un alma rota y quería dar un giro a su vida. Ingresó en rehabilitación y planeaba destruir Nirvana y abandonar a Courtney. Pero se escapó del centro de desintoxicación y redujo todas sus decisiones pendientes a una sola determinación: el suicidio. Un electricista encontró el cadáver del cantante en su casa de Seattle, tres días después de la fecha de defunción estimada. Sobre su pecho reposaba la escopeta con la que se había disparado un tiro a la cabeza.
 
Su muerte fue oficialmente clasificada como suicidio. Sin embargo, nunca han faltado teorías que rebaten esa impresión. Courtney Love, viuda negra del ‘grunge’, enseguida se convirtió en sospechosa. Su matrimonio con Cobain operaba bajo el régimen de separación de bienes, con lo que un divorcio la habría privado de la fortuna del cantante.
Sobran pistas para elucubrar sobre la implicación de Love en un asesinato. La escasez de sangre en el lugar del fallecimiento, la ausencia de huellas dactilares en la escopeta, la utilización de una tarjeta de crédito de Cobain después de su muerte, la demora de tres días en encontrar al cantante ¡en su propio domicilio!…
Para lo que no hay explicación plausible es para la ambigüedad de su supuesta nota de suicidio. Sus últimas palabras, escritas a mano, pueden ser más fácilmente interpretadas como una despedida de la música: "[…]It’s better to fade out tan to fade away[…]".
 
Sólo las últimas cuatro líneas, incluidas a modo de posdata bajo su firma, encajan en el concepto de nota de suicidio, dirigiéndose explícitamente a su mujer e hija. Por supuesto, hay grafólogos que aseguran que la letra de esas líneas difiere del resto de la carta. La ‘conspiranoia’ en torno a la muerte de Cobain ha vertido manantiales de tinta, denunciando la falta de evidencias que respalden la hipótesis del suicidio. Olvidan que las evidencias suelen ser engañosas.
 
Los traumas del pasado, un éxito que le superaba y su turbulento matrimonio habían hecho mella en Cobain. Por un capricho del destino, era el hombre equivocado en el lugar incorrecto. A Kurt Cobain lo asesinaron entre todos. Probablemente, él sólo apretó el gatillo.

SOS 4.8 (Parte II)

El segundo día también rayó a gran nivel, si bien esta vez era una jornada con música predominantemente electrónica. Eso quiere decir que se ajusta menos a mis preferencias musicales, y por tanto no soy el más adecuado para realizar una valoración en condiciones. Aún así, describiré a grandes rasgos mis impresiones: tras unos decepcionantes The Cabriolets, las Nancys Rubias me hicieron reír un buen rato (¡¡Barbie debe morir!!), antes de que Fangoria intentase demostrar que por ellos no pasan los años (no sé yo si fue muy buena idea lo de la especie de animadoras que llevaban, porque daba la impresión de ser todo un poco garrulo). Pero vamos, que cantar no cantaron mal del todo.

 

Un rato después (omitiré lo que quiera que hiciesen Digitalism) era el turno para Chemical Brothers, los cabeza de cartel del sábado, que sin duda demostraron por qué son de lo mejorcito en su género. Un espectáculo visual alucinante unido a hora y media de sesión continua de música sin un segundo de descanso, en el que sonaron remezclas de sus temas más famosos, ideales para mover un poco el esqueleto.

 

A partir de ahí, poco ya que contar, porque esto tocaba a su fin. Sólo señalar que la zona de descanso, con tumbonas incluidas, cumplía su función a la perfección (¡¡bravo por la idea!!). Quedaba por entonces poco más que hacer: comprar algunas chapas, la camiseta oficial a precio súper reducido, despedirnos de los amigos que se nos iba descolgando… y poner rumbo a la Sala Stereo para rematar la noche, encontrarnos con un montón de gente que venía del concierto y ver lo pasados que iban algunos.      

 

En definitiva, la valoración general es forzosamente positiva: la calidad acústica era genial, y el recinto también (qué bien que se hiciese superficie asfaltada, con la comodidad que ello implica). El cartel era muy bueno… y sirve para que la capital murciana cuente con un festival indie de gran nivel. No se puede pedir nada más.
 

 
Enlaces relacionados:
 

Tiempo de Conciertos

Parece que con la primavera ya se acerca a la Región de Murcia un aumento de las temperaturas que, para ser sincero, animan bastante a uno para salir por ahí y hacer vida social.

En esta tesitura, escuchar música va a ser de nuevo una de las actividades de las que más voy a disfrutar. La verdad es que la amplia variedad de conciertos interesantes que se sucederán en los próximos dos meses van a facilitar bastante las cosas.

Después de asistir en los últimos días a los conciertos de dos grupos que me han impresionado gratamente (Lori Meyers y Catpeople), dejo ahora un listado de algunas de las citas más interesantes que quedan antes del verano por los alrededores de Murcia. Si os gusta la buena música, haríais bien en pasaros por alguno de ellos:

– Iván Ferreiro. 14 de abril de 2008. Auditorio de Torre Pacheco. 10/15€

– Avalanch. 19 de abril de 2008. Sala Gamma (Murcia).

– El Canto del Loco. 19 de abril de 2008. Plaza de Toros de Murcia (Murcia)

Festival SOS 4.8. 2 y 3 de mayo. La Fica (Murcia). Con la participación de Kaiser Chiefs, Chemical Brothers, James o Second, entre otros. 45€ abono un día/60€ abono dos días.

– The Sunday Drivers. 9 de mayo de 2008. Sala B-Mol (Molina de Segura). 10/15€

– Noise Box + Niños Mutantes. 16 de mayo de 2008. Sala B-Mol (Molina de Segura). Gratuito.

– Pereza. 16 de mayo de 2008. IES Vicente Medina (Archena).

Eurovisión y el esperpento español

Decía Claude Chabrol que "La estupidez es infinitamente mas interesante que la inteligencia”, porque “la inteligencia tiene límites; la estupidez no". Atendiendo a la canción seleccionada para representar a España en Eurovisión, parece estar en lo cierto. La gran mayoría de los votantes se rindió a la campaña mediática lanzada desde una cadena de televisión –La Sexta- para que resultase vencedora una canción tan estúpida como las personas que la promocionaban.

Si al supuesto tirón que tiene Buenafuente se le suma el apego de los españoles para que la mayor gilipollez que se puede realizar les resulte divertida, se obtienen resultados como el del pasado 8 de marzo: que Rodolfo Chiquilicuatre y su “Baila el chiki chiki” vayan a Eurovisión.

Puede que a la mayoría de la gente le perezca gracioso y divertido que nuestro país haga el ridículo en este, desprestigiado por otra parte, festival de música. No obstante, creo que ya es la hora de alzar la voz, y de decir que no tiene ni pizca de gracia, que España merece algo mejor.

¿Cómo nos puede representar alguien que ni siquiera piensa dedicarse al mundo musical de manera profesional, cuya aspiración ni siquiera es la grabación de un disco?¿Como nos puede representar alguien que, según me han contado, ni siquiera es español?

Alguien me dijo que desde que Rosa fue a eurovisión los españoles carecen de sentido común, y creo que tiene razón. Y es que de verdad que es para entristecerse. Sobre todo porque en esta ocasión creo que había otros candidatos que podrían haber cosechado un buen resultado (por ejemplo estar entre los cinco primeros). A mí uno de los temas que más me gustaba era “La revolución sexual”, interpretado por La Casa Azul. Tenía un ritmo pegadizo (hay que tener en cuenta que en Europa NO se van a enterar de la letra, por lo que lo del Brikindans o el cruzaito va a pasar desapercibido) y la puesta en escena era digna de mención.

Decepcionado por ser mi opinión diferente a la de la gran mayoría, me reconforta encontrar a gente con pensamientos similares a los míos. A las impresiones de mis amigos –partidarios también de cortarle el chiquilicuatre a Rodolfo- se suman las palabras de Javi Vox –bajista de los Second- en el fotolog de su grupo musical, y los diferentes post realizados por los internautas. Aún queda un poco de buen gusto musical en España.

PD: No estaría de más que, para el próximo año, los murcianicos Second presentasen su propia canción, y volvieran a demostrar sus grandes dotes musicales en el contexto internacional, como ya hicieron en los Global Battle of the Bands allá por 2004. Serían capaces de ganar Eurovisión, aún cuando este festival no se ajuste a su estilo musical.